Rosario

El Santísimo Rosario de la Virgen María

El Santo Rosario es una de las oraciones más bellas y poderosas del Pueblo de Dios. Constituye, a su vez, una de las prácticas de piedad más queridas por los cristianos.Rosario1

En él se recuerda el misterio de Cristo y se contempla a María presente al lado de su Hijo.
Por medio de la repetición amorosa de Padrenuestros, Avemarías y Glorias, el Rosario facilita la meditación e interiorización del misterio de la Salvación de la mano de la bienaventurada Virgen María.

Recitar el Rosario es, en realidad, contemplar a Jesús a través del corazón de María.

En la sobriedad de sus partes concentra en si la profundidad de todo mensaje evangélico, del cual es compendio.

 A Jesús por María….

La importancia de meditar y contemplar la vida de Nuestro Señor a través del corazón de su Madre se fundamenta en el hecho que María fue y es su discípula más perfecta.

¿Cómo podría Ella olvidar el más mínimo detalle de la vida de su Hijo?, ¿Quién mejor que Ella podía ser la depositaria de estos misterios de los cuales era cooperadora?, ¿Y quién mejor que Ella podía entenderlos, vivirlos e imitarlos?

Ella, en su divina escuela del Rosario, nos enseña a conocer, amar,  imitar y vivir los Misterios de su Hijo, esos que Ella tan fielmente guardaba y meditaba en su corazón, y que desea que nosotros conozcamos y meditemos también.

Necesariamente tuvo que ser su purísimo corazón el primer Evangelio escrito por Dios nuestro Señor. De estos Misterio grabados en su corazón, la Virgen ha ofrecido al mundo un compendio maravilloso, su “Santísimo Rosario”, que es el modo más fácil, eficaz y universal que la Santa Iglesia, por medio de Santo Domingo de  Guzmán, ha recibido de la Madre de todas las gracias.

Rosario2

.

… “Y María, su Madre, conservaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón”… (Lucas II – 19-51)

 

 

Para conocer Los Misterios del Santo Rosario… (Clic aquí)   

Para aprender a rezar el Rosario… (Clic aquí) 

.

El Papa Francisco consagra al mundo al Corazón de María

Para leer el artículo completo clic aquí

Volver a Virgen del Rosario